Cómo elegir el mejor colchón para tu descanso

Los colchones se han vuelto tan tecnológicos – algunos incluso están basados ​​en la investigación de la agencia espacial estadounidense NASA – que ahora han tomado el nombre de “sistemas de descanso”. Algunos incluso cuestan tanto como un BMW de gama media ¿Pero es realmente necesario gastar tanto? Hoy os ayudaré a elegir el mejor colchón para vuestro descanso.

El principal problema es que un colchón barato al final acaba saliendo caro – gastar, por ejemplo, menos de 200€ es casi seguro que no va a garantizar una buena noche de sueño a menos que seas muy joven, muy ligero y tengas la facilidad de dormir en cualquie lugar.

Los colchones baratos también necesitan ser cambiados más a menudo, tal vez con la frecuencia de cada dos años. Gastando un poco más no deberías necesitar cambiar los colchones durante al menos 10 años.

Algunos expertos aconsejan que lo mejor es gastar todo lo que puedas pagar, es algo con lo que yo estoy de acuerdo. Dormir bien es uno de los factores más importantes para nuestra salud.

Una vez fijado el presupuesto, la siguiente prioridad a la hora de elegir el mejor colchón es buscar el tipo de apoyo adecuado.

El peso corporal dictará en gran medida el tipo de tensión que necesitas en tu colchón – los más suaves son mejores para una mujer delgada, un colchón más firme beneficiará a personas que pesen más. Muchos proveedores venden colchones de combinación con diferentes tensiones a ambos lados, para las parejas con pesos muy variados.

Otros venden dos colchones comprimidos juntos, una técnica mucho mejor en los viejos tiempos, por lo que ahora es casi imposible decir que hay una división. “Decimos que si las parejas sienten la cremallera, les devolveremos su dinero”, dice Hills.

Con los colchones de muelles, la firmeza la dicta en gran parte el número de muelles. Los colchones de alta calidad, a menudo tienen algodón suave y lana de cordero para mejorar los muelles.

La espuma viscoelástica está diseñada para eliminar los puntos de presión al esparcir el peso corporal uniformemente. Los colchones de espuma viscoelástica se reorganizan constantemente para amoldarse a los contornos exactos de un cuerpo

Aunque los buenos colchones son caros, seguramente valen la pena para la salud y la felicidad, incluso si esto significa hacer ahorros en otros lugares. Por eso hay que poner mucha atención a la hora de elegir el mejor colchón.

Una buena prueba es sentarse en el borde y ver si todo el lado del colchón se hunde. Si es así, el colchón necesita ser cambiado de forma urgente.

Al elegir el mejor colchón, recuerda que los acolchados tienden a ser de menor calidad. Intenta siempre acostarse en el colchón en la sala de exposición y pedir consejo profesional antes de comprarlo. La elección de un nuevo colchón es una decisión muy importante para tu salud.

Asegúrate de que la base de la cama es adecuada para tu colchón. Una base pobre hará que incluso el colchón más caro sea incómodo. Diván o tapizados son los mejores para los colchones de muelles. Los colchones de espuma de memoria son mejores si tienes sólo una base de listones de madera.

Para medir la tensión correcta para ti, debes tumbarte en el colchón en la exposición, y meter la mano debajo de la espalda. Si hay una gran brecha, el colchón es demasiado blando, no hay hueco en absoluto, entonces es demasiado firme. Debes ser capaz de pasar la mano para que la tensión sea adecuada.

Espero que estos pequeños consejos te ayuden a elegir el mejor colchón para tu descanso, ya que es una parte fundamental para tener una buena salud.